Slider

NOTICIAS

ENTREVISTAS

OPINIÓN

» » » » MÚSICA QUE ES GUÍA DE LO QUE VENDRÁ


Domingo frío en Buenos Aires. Este invierno que últimamente nos tiene acostumbrados a días más primaverales, hace que cuando baja la temperatura se sienta el doble. Cerca de Plaza Italia, más allá del predio de La Rural, parece que a las personas no les importa estar sentadas en el piso, reunidas, en una especie de ritual. No les importa porque a media cuadra, dentro de una hora, se van a presentar Los Gardelitos.

Una vez dentro de Groove, el clima es otro, en todo aspecto: el frío ya no se siente y la música que se escucha, lejos del Despacito que suena en todos lados, encara para nuestro rock nacional. Pasan Viejas Locas, Los Redondos, La Renga, Callejeros y todos se relacionan con el trío que va a aparecer en escena en cualquier momento. Quizá no tanto con la ex banda liderada por el Indio Solari, pero con las otras tres nombradas sí, ya que formaron parte de una misma camada que irrumpió en el rock y tomó su lugar, con fuerza, en los primeros años de este milenio.

Llegadas las 21.30 horas —luego de que sonara un fragmento de Milonga sentimental, de Carlos Gardel—, el telón se abrió y Eli Suárez, Diego Rodríguez y Paulo Bellagamba aparecieron en escena. Los acordes de Lo que vendrá marcaron el principio de una noche que sería larga y no tendría muchas interrupciones. Sin embargo, el verdadero comienzo de la fiesta fue en el segundo tema: Gardeleando. Además de que sonó uno de los clásicos de la banda, aparecieron algunas de las frases que iban a ser pronunciadas por Suárez durante la noche: en este tema, donde dice «Sólo la música puede darme amor», el cantante sumó que «La música no mata», y fue altamente aplaudido.

Pasadas Los querandíes y Viejo y querido rocanrol, llegó el verdadero saludo de la noche y, probablemente, las palabras más importantes de la velada: «Muy buenas noches. Muchas gracias por estar, por venir. No tenemos palabras para agradecer tanta fidelidad, tanto compromiso con nosotros. También queremos pedir un aplauso grande para la gente de La Renga que pudo volver a tocar en la Ciudad de Buenos Aires. Falta que dejen de romperle las pelotas al Indio Solari y liberen a Patricio Santos Fontanet».

Con más de 20 años de rodaje (con distintos cambios en su formación y con el inevitable detalle de la muerte de Korneta Suárez), Los Gardelitos tienen más de seis producciones y, si bien Ciudad Oculta (su disco más reciente), se remonta a 2014, la lista de temas fue muy variada y permitió recorrer distintas épocas de su trayectoria. Así como pidió aplausos para La Renga, Suárez también se tomó su tiempo para saludar a los colegas de Jóvenes Pordioseros, Don Osvaldo y Ojos Locos.

Uno de los momentos más emotivos de la noche llegó con Pájaro y campana, con previa dedicatoria a Eduardo Korneta Suárez. «Por eso, esta noche, yo quiero recordar a quien me enseñó todo y me enseñó a cantar», dijeron y lograron que el fundador de Los Gardelitos estuviera presente en cada garganta del lugar y, por qué no, arriba del escenario, ese lugar que le corresponde aún hoy. Para terminar ese momento destacable de la noche, Eli Suárez dijo algo tan impactante como dulce a la vez: «No nos queda ninguna duda de que Korneta está tocando con Pappo para los pibes de Cromañón».

El final de la noche se acercaba y el cantante y Diego Rodríguez le dejaron el escenario a Paulo Bellagamba para que se luzca con un solo de batería. Con toda la energía entregada a los últimos temas de la lista, Suárez aprovechó para agradecer una última vez: «Copamos Palermo, siempre con fiesta y buena onda, muchas gracias».

Comandante Marcos, Anabel y Mezcla Rara fueron las canciones encargadas de cerrar tanto la fecha, como el fin de semana de Los Gardelitos en Groove.

Sin duda, un gran doblete para una banda que, más allá del tiempo y de los cambios, se mantiene vigente y encuentra, en la renovación de su público (que está integrado por gente que, por su edad, debe haber estado en los comienzos, y también por personas que recién nacían en esa época), la energía necesaria para seguir siendo una de las bandas más importantes del país.

Haciendo honor a sus propias letras, Los Gardelitos siempre está en libertad, permitiéndose crecer y adaptarse a los cambios, manteniendo su espíritu y esencia.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua