Slider

NOTICIAS

ENTREVISTAS

OPINIÓN

» » » » TODO APARENTA NORMAL NO ES SENSATEZ, ES SENTIMIENTO


Hay una frase, que se le atribuye a Oscar Wilde, que dice: “Nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión”. El objetivo de estas líneas no es contradecirlo, ni afirmar que estuvo errado. Sin embargo, lo que sí considero es que hay excepciones.

Volviendo por un segundo al año 2016, me encuentro en Vorterix, en la valla, esperando que se hagan las nueve para que salga De La Gran Piñata, pero primero hay otra banda, llamada Todo Aparenta Normal. Con la acotada lista que puede tener una banda soporte, los temas pasan y hay uno que me llama la atención. Pasado el recital, llego a mi casa, busco parte de la letra y lo encuentro. Se llama Mi mejor canción. Escucho, me llama la atención el ritmo, la pausa, la voz, la letra: «Te sobra inteligencia, pero te falta acción. Agregaré paciencia y esperaré un mejor color».

Pasaron casi dos años, y estoy en La Trastienda, dispuesto a cubrir lo que será la presentación de En el desaprender, su tercera obra. Son las nueve, el telón sigue cerrado, pero las luces se apagaron. Suena Epifanía, instrumental que abre el disco, y da rienda suelta a la euforia de la gente que se descontrolará cuando los músicos aparezcan y suenen los primeros acordes de Canción del desaprendiz.

Me sorprenden muchas cosas. Intento anotarlas en el celular, junto con la lista, para no olvidarmelas después, pero tampoco quiero perderme el show. Me asombra que la banda ponga pantallas en un lugar que no las tiene (algo que, de entrada, habla sobre la importancia que TAN le da a la puesta en escena). También me quedo viendo que los cuatro integrantes están de negro. Otro punto a favor de la puesta en escena.

Los temas van pasando. Nicolás Alfieri, el cantante, aprovecha para dar el primer saludo de la noche y decir que es un honor presentar a Tweety González, quien produjo su más reciente disco. El tecladista permanece durante Romper un misterio, Jinete y Porno rock. Luego, baja del escenario, ante el aplauso de toda la gente.

Llega el momento de Aquelarre. Juan Pablo Alfieri no se mueve de la batería, pero va a tocar la guitarra acústica en esta canción, dando un toque de armonía y misticidad a este tema (no debe ser casualidad el resultado de la obra, con respecto al significado del nombre). Siguen los invitados: Luciano Farelli suma su guitarra para Traful. Pasa este tema y suben Iara y Carlos Cosattini en el violín, junto a Ana Díaz en el cello y Twetty vuelve a las teclas, sin que Luciano abandone el escenario.

Por un momento, el cuarteto se convirtió en una banda de nueve. Suena Místico, Leticia y Al oscuro. Parece que no cambió nada. Suena todo tan bien, tan aceitado, como si se hubiese ensayado hasta el último detalle. Los aplausos nuevamente toman protagonismo y los invitados abandonan la escena.

«Gracias. Somos un montón. Esto es una locura», dice Nicolás y empieza a despedirse. Una intro antecede a un tema que me suena familiar. Es Mi mejor canción, con los retoques propios del paso del tiempo, y me asombra otra cosa: durante toda la noche, las pantallas y las luces coincidieron todo el tiempo en los colores, en la oscuridad, en la iluminación. También suena Detener el tiempo. La banda toca, se aprecian las sonrisas en los músicos, en el público. Hay algo ahí que hace que las energías que se transmiten desde el escenario bajen y vuelvan.

Hay un último agradecimiento y el final de la noche llega con Como un faro, que entre sus líneas reza: «Que sea lo que sea, pero en nuestra ley, y ninguna más». Quizá Todo Aparenta Normal sea eso, una banda que hace todo en su ley, que ajusta perfectamente la imagen, con el sonido, con la iluminación, con la estética y todo eso hace una propuesta más que interesante.

Algo hay en este grupo que, durante casi dos horas, y lejos de caer en el lugar común, detonó La Trastienda. Todo Aparenta Normal, en vivo, es una excusa perfecta para aislarse un rato de todo. Desconectarse de la realidad, para conectarse y vibrar con la música. Tiene ese nosequé que te invita a pensar y a replantear cosas. Quizá es lo que yo hice con la frase de Oscar Wilde, quizá yo también estoy desaprendiendo.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios.:

Leave a Reply