Slider

NOTICIAS

ENTREVISTAS

OPINIÓN

» » » » » FURIA BABASÓNICA EN EL LUNA PARK

Fotos de Martín Bonetto. 

Después de más de cuatro años sin pisar el Luna Park, Babasónicos volvió a lo grande, con una fecha que combinó clásicos y sorpresas, para gusto de todos.

Cuando salió Impuesto de fe (2015), Babasónicos se embarcó en un formato de show que solo le permitía presentarse en lugares con butacas, como teatros, pasando por el Gran Rex hasta el Colón, como así también por otros recintos de todo el país y de Latinoamérica. Eso, en consecuencia, hizo imposible la arribada a lugares tan míticos de la banda como el Luna Park u Obras, por citar dos ejemplos.

De esta manera, ya con la vuelta de su show de "siempre", la banda volvió a Obras en 2018 y, con un año después de la salida de Discutible, se hizo oficial el regreso al Luna Park, varios años después de sus últimas visitas, que fueron con Romantisismico (2013) en la calle. Si se puede llegar a decir que el show del Hipodrómo de Palermo dejó alguna deuda, podríamos llegar a decir que la ausencia de canciones viejas se notó esa noche, algo que la banda pareció tener en cuenta para esta fecha.

Pasadas las 21:15, las luces se apagaron y las sombras de los músicos empezaron a verse sobre el escenario. La potente batería de Panza Castellano fue el indicio para saber que el tema elegido para abrir fue Fiesta popular, con un Adrián Dárgelos que se le plantó al público y les cantó sobre la "chusma de la capital".

Con un público ya entregado desde el tercer tema, el "buenas noches" del frontman recibió una cálida ovación luego de Las demás, tema que se incluyó en Mucho (2008), y tenía un buen tiempo sin ser tocado en vivo. Por su parte, el momento de fiesta de la noche, llegó de la mano de Teóricos (con solo de keytar de Diego Uma, como cada vez que se toca en vivo), pegado de Microdancing, otro éxito de ese disco salido hace apenas once años.

Promediando casi la mitad del show, llegó una de las grandes sorpresas de la noche: Malón, de Trance Zomba (1994) sonó potente como pocas veces, para alegría de todos los presentes. Luego, Dárgelos abandonó el escenario y las luces apuntaron e iluminaron a Mariano Roger, quien interpretó El ringo de manera soberbia con su tono de voz casi aterciopelado, sumando más grandes regresos a la lista.

Acompañadas por los excelentes coros de Diego Uma y Carca, sumando a la máquina perfecta que es Babasónicos en su conjunto sobre el escenario, La pregunta y La lanza mostraron que los singles que elige la banda para sus discos pueden convertirse en hits instantáneos, como así también clásicos. Luego, Sátiro, de Babasónica (1997), dejó al público ansioso por más temas viejos, lo cual terminó de saldarse con una excelente interpretación de Su ciervo, de Dopádromo (1996), que estuvo más cerca de su versión de Impuesto de fe que de la original.

Ya entrando en la recta final, el doblete Carismático-Yegua no decepcionó a nadie, como suele acostumbrar. Ingrediente, otro clásico instantáneo de Discutible, y El colmo, fueron las canciones que anticiparon la retirada de la banda del escenario.

Ya para los bises, Adiós en Pompeya, con Carca tocando el theremín, fue un regreso tranquilo. Todo lo opuesto fue Irresponsables, que puso a todos a saltar y a entregar lo último que les quedaba para despedir a una banda que, en menos de dos horas, interpretó casi treinta temas, logrando contentar en su mayoría a un público que extrañaba ver a Babasónicos en el Luna Park.

Por lo pronto, la banda anunció una fecha en el Complejo C (ubicado en Chacarita) con capacidad limitada para el 7 de diciembre, lo cual promete ser una fecha inolvidable y especial. Las entradas ya agotaron su fase anticipada y se pueden adquirir por internet y en los puntos de venta.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua

No hay comentarios.:

Leave a Reply