Slider

NOTICIAS

ENTREVISTAS

OPINIÓN

» » » INTRUSISMO PROFESIONAL EN LA NUTRICIÓN: NUESTRA SALUD EN PELIGRO


Marcas reproduciendo modelos de belleza inalcanzables, influencers dando consejos de nutrición sin conocimiento alguno, y multinacionales prometiendo fórmulas mágicas para bajar de peso, son algunos de los peligros a los que estamos expuestos a diario. La nutricionista Jesica Lavia explica la problemática detrás del intrusismo profesional en la nutrición.

Cualquiera que haya consumido televisión en los 90 recordará la famosa publicidad de Reduce Fat Fast donde Jorge Hané medía a su modelo y aseguraba que estaba "¡Más linda que nunca!" gracias a la pastilla que la había ayudado a bajar de peso mágicamente. El empresario entró en quiebra luego de las numerosas denuncias que recibió por publicidad engañosa. No obstante, muchos de los monstruos que nos indican qué medidas debe tener nuestro cuerpo para ser el ideal del verano siguen vigentes.
La publicidad y los medios de comunicación continúan contribuyendo a la representación social de un cuerpo ideal y proporcionan una imposición permanente de imágenes cada vez más exigentes que llevan a generar falsas expectativas y frustraciones que pueden desembocar en trastornos alimenticios y psicológicos. Con la aparición y posterior crecimiento de las redes sociales éstos tomaron más fuerza y sus mensajes llegan a seguidores cada vez más jóvenes. Los llamados "influencers del fitness" se dedican no sólo a reproducir una cultura de la delgadez sino también a dar consejos de nutrición sin conocimiento alguno. 

El Colegio de Nutricionistas ha comenzado una lucha contra el intrusismo profesional en la profesión. Regular el contenido de internet y derrocar a las grandes multinacionales, sin embargo, no será tarea fácil. DPN entrevistó a la nutricionista Jesica Lavia (MN4824), quien en el 2019 lanzó el libro "Pese lo que pese" junto a Paula Giménez, periodista especializada en género, donde abordan la presión social del tener que poseer un cuerpo hegemónicamente bello y cómo influye ésto en nuestra relación con la comida.

¿De qué hablamos cuando decimos intrusismo profesional? ¿Cómo se ve reflejado en el ámbito de la nutrición particularmente?
- Desde mi punto de vista, el intrusismo profesional es cuando personas no capacitadas, no formadas y no bien informadas, hablan y dan recomendaciones sobre temas que no son del ámbito de su competencia. Considero que el ámbito de la nutrición es uno de los más afectados. Todo el mundo cree saber sobre alimentación y no duda en dar tips y recetas infalibles. Incluso existe el intrusismo por parte de otros profesionales de la salud. Muchísimos médicos dan fotocopias de dietas a sus pacientes con listados de alimentos prohibidos según patología sin derivar al nutricionista.

¿Dónde radica la problemática de los llamados influencers del fitness?
- Ahí hay un problema enorme, porque por más buena intención que tengas cuando subís contenido a una red social, no sabés quién está del otro lado consumiendo ese mensaje. Entonces es importante ser cuidadosos con el material y la información que se da. Creo que mucha gente que sube información fit, por ejemplo, no mide las consecuencias de sus consejos y recomendaciones. En mayor medida porque no tienen en cuenta la importancia de la salud integral y sólo se centran en un “estado ideal” de salud física. Pero no somos sólo un cuerpo, tenemos una psiquis y vivimos en sociedad. La salud abarca todo eso.

¿Cómo afecta a la idea o los objetivos con los que los pacientes llegan a consulta?
- Siento que con tanto bombardeo de información llegan muy confundidos y aturdidos. Con muchos conceptos acertados que está bueno, pero también con muchos otros errados. Y a veces cuesta salir de ahí y lograr incorporar ideas y conocimientos más saludables.

¿Llegan estos mensajes a personas cada vez más menores de edad? ¿Estamos frente a una problemática?
- Los adolescentes son la población más vulnerable a sufrir trastornos alimentarios y son la población que más consume redes sociales. Esa exposición directa a un montón de mensajes e información nociva, colabora sin dudas a promover dichos trastornos. Por eso es importante que el Estado regule estas cosas y que acompañe con políticas alimentarias

  Herbalife es una empresa fundada por el estadounidense Mark Hughes en 1980 en Los Ángeles, California. Entre sus inicios y el año 1990, la empresa comenzó a extender su actividad hacia otros países del mundo hasta llegar a arrasar y tener participación plena en más de 90 países. Se define a sí misma como una empresa dedicada a la venta de productos nutricionales destinados a promover la calidad de vida y el bienestar en general de sus consumidores. A ello podemos sumarle que aquellos que tienen la asesoría en sus manos no tienen ningún tipo de formación médica. A pesar de las denuncias y las represalias, el poder de la industria siempre gana: "Ya está comprobado que los productos de 'herbadeath' producen hepatotoxicidad. Si vas a la información de la empresa por ejemplo, en ningún momento promueve sus productos como recomendados para adelgazar. Aunque después los revendedores sí lo hagan. Entonces ellos legalmente están cubiertos. De estas cosas hay miles y miles. ¿Por qué no se controla? Necesitamos un Estado mucho más presente".

¿Existe una falta de regulación por parte de los colegios de profesionales? ¿Cómo podemos frenarlo?
- Totalmente. Estamos muy desprotegidos. Creo que la solución es primero un Estado presente con más regulación. Que exista educación nutricional en todos los niveles educativos, desde el jardín, para que todas las personas contemos con más herramientas. Y que los colegios profesionales y las "sociedades argentinas de" acompañen no sólo haciendo campañas en redes sociales sobre la importancia de tener matrícula, sino también controlando que la personas con matrícula la estén usando como corresponde.

«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua