Slider

NOTICIAS

ENTREVISTAS

OPINIÓN

» » » » ¿EL SHOW DEBE CONTINUAR?


La empresa de Vince McMahon va a llevar a cabo el evento más importante de su calendario a puertas cerradas y en dos noches distintas, algo que nunca antes había sucedido.

Wrestlemania es algo inigualable para el mundo del entretenimiento deportivo. Es un evento que se realizó por primera vez en 1985 y, hasta el día de hoy, se realizó año a año, sin pausa.

Por eso, el Coronavirus pone en jaque a una de las empresas más grandes del mundo. Para entender un poco más esto, hay que contextualizar: la WWE (World Wrestling Entertainment) es el gigante de la lucha libre a nivel mundial (si bien hay empresas muy conocidas y poderosas en Japón y México). Dando más datos, el canal de WWE en Youtube es el 4to con más reproducciones y es el que más tiene a nivel deportivo (superando a la NFL, a la NBA, o a cualquier otro deporte que se pueda imaginar).

Su calendario principal consta de dos programas (Raw los lunes y Smackdown los viernes) con un evento por mes, el cual se desarrolla en estadios o arenas más grandes que los de los programas semanales y lleva realmente mucha gente. Ampliando esto, Wrestlemania se desarrolla entre mediados de marzo y abril, y suele tener una concurrencia espectacular. Dependiendo de dónde se haga, puede promediar más de 90 o 100 mil personas.

En este caso, la versión número 36 se iba a llevar a cabo en el Raymond James Stadium de Tampa, el cual cuenta con capacidad para poco más de 65 mil personas. Claro está, por el contexto, que es imposible, casi suicida, armar un evento que junte a tal cantidad de espectadores, sin contar a los cientos o miles que estarán trabajando esa noche.

Vince McMahon, propietario de WWE, aclaró que su intención era mantener la realización del evento, pero qué, en caso de que las autoridades no lo permitieran, había un plan B. Ese mismo se ha visto en las últimas semanas: los Raw y Smackdown se han llevado a cabo en el Performance center que la empresa tiene en Florida, a puertas cerradas, con sillas vacías y solamente la presencia del personal justo y necesario para desarrollarlo.



Por otro lado, recientemente se confirmó que el evento tendrá otra modificación: en lugar de desarrollarse solamente el domingo 5 de abril, se llevará a cabo también el sábado 4, lo cual hará que quede dividido en dos "programas" de igual duración. Para quienes sean ajenos a esto, la duración de un Wrestlemania entre kickoff y evento principal podría durar 8 horas. Se supone que esta edición se separará en, como mucho, dos partes de tres horas cada una.

Acá es donde viene el conflicto y las opiniones se separan: por un lado hay quienes piensan que es la decisión correcta. Por el otro, hay quienes dicen que no, que es un error gigante y que no debe realizarse.

Ambas posiciones tienen puntos bastantes claros. Resumiendo algunos, quienes no quieren que el evento se desarrolle lo justifican diciendo que no tiene sentido que la noche más importante del entretenimiento deportivo se desarrolle en un centro sin público, con todo el anticlima que eso tiene, y que también es poner en riesgo la salud de sus luchadores y demás empleados.

Por el otro, quienes dicen que es una buena decisión, sostienen que las historias de cada una de las peleas que se desarrollarán no pueden seguir estirándose hasta, por ejemplo, junio o más adelante, que podría (y esperemos sea así) realizarse con público en su estadio correspondiente. Además, sostienen la importancia de que la gente tenga algo para ver en televisión para evitar que salgan a la calle, respetando así los pedidos a gritos del mundo de no salir de casa y cuidarse a uno mismo y a los demás.

Sin embargo, hay un rumor que parece ir cumpliéndose, el cual dice que se estarán grabando los próximos shows semanales, como así también Wrestlemania. Esto es muy positivo porque, en un estadio cerrado y en este contexto, no es realmente necesario un show en vivo (llevado a un ejemplo tonto, no es un programa de Krusty que puede comunicarnos que sorpresivamente se tomaron las Islas Malvinas). Sin embargo, esto trae consigo la posibilidad de que se spoilee absolutamente todo, aunque, a diferencia de cuando algo se graba con público, si llega a salir alguna información, será pura y exclusivamente culpa de alguien de la empresa, más teniendo en cuenta que estará el personal necesario solamente.

Con posiciones a favor y en contra, sólo resta saber si se desarrollará el evento como, hasta el día de hoy, parece que será. Por otro lado, esperamos que la situación mundial mejore para que no tengamos la obligación de ver, solos en nuestras casas, eventos con sillas vacías y el peor clima posible.


«
Next
Entrada más reciente
»
Previous
Entrada antigua